En las fiestas navideñas se obtienen unos kilos extras y los niveles de grasa en sangre se pueden disparar

Desde que comienza el puente de diciembre hasta que pasa la festividad de los Reyes Magos, los viajes, los encuentros con amigos, compañeros de trabajo y familiares pueden superar a los que se realizan durante el periodo estival. La tradición española hace que todos los encuentros y reuniones se realicen con la comida y bebida como protagonistas, en torno a una mesa o la barra de un bar. Es la forma de celebrar cualquier acontecimiento. “En estas fechas, se olvidan hasta las dietas que recomendamos los especialistas para cualquier tipo de patología. Y, en muchos casos, se deja también el gimnasio o la práctica de ejercicio físico para volver a comenzar de nuevo con la llegada del nuevo año. De hecho, son unos de los propósitos de año nuevo más recurrentes”, comenta el Dr. Domingo Carrera, médico especialista en nutrición del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (www.cmed.es).

El aumento de la ingesta, tanto en calorías como en grasas y azúcares, hace que se pueda llegar al 7 de enero con 4 kilos de más y con hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia. “Las personas que deciden abandonar todos sus hábitos de vida saludables ‘por solo un mes’ pueden llegar a coger un kilo por semana. Además, no son conscientes de que los niveles tanto de triglicéridos y colesterol pueden descontrolarse en este periodo. Los triglicéridos son los que más se elevan, entre 10 y 50 mgr/dl. Mientras que el colesterol se estima que puede aumentar entre 10 y 30 mgr/dl”, explica el médico especialista en nutrición de CMED.

Las personas con sobrepeso y obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares son los más perjudicados, ya que sus patologías se pueden ver agravadas. “Sin embargo, desde el punto de vista nutricional se pueden prevenir los factores de riesgo aumentados si se abandonas los hábitos de vida saludable” aclara el Dr. Carrera.

Consejos para evitar el aumento de peso y de los niveles lipídicos en sangre

• Evitar comer todo lo que está en la mesa. “Cuantos más alimentos se pongan en la mesa en la que vamos a reunirnos y compartir una comida, más se comerá. Por lo que primar la calidad frente a la cantidad es una buena fórmula para reducir la ingesta de calorías” afirma el nutricionista.

• Saltarse la dieta sólo en fechas y momentos señalados. No hay que dejarse llevar todo el periodo navideño. Hay que aprovechar los días o momentos del día en los que no tenemos compromisos para compensar los posibles excesos.

• Optar por pescados y carnes blancas en los menús navideños. “Tienen menos grasa y en el caso de los pescados las que contienen son insaturadas y, por tanto, saludables. Esta opción es especialmente recomendable cuando hablamos de cenas, ya que la digestión suele ser más lenta porque el metabolismo está más bajo” aclara el médico especialista en nutrición.

• Dejar las carnes rojas y más grasas, como el cordero o el cabrito, para las comidas, ya que el aparato digestivo tiene más tiempo para digerirlas.

• Desayunar fruta y lácteos desnatados.

• Elegir vinos o cavas y no bebidas espirituosas de más alta graduación. “Las calorías que contiene el alcohol son denominadas ‘calorías vacías’ ya que contienen nada bueno para el organismo desde el punto de vista nutricional. Estas calorías son mayores en alcoholes de alta graduación ya que o bien para su elaboración el azúcar es un ingrediente fundamental o bien son consumidas junto a refrescos carbonatados ricos en azúcar” explica el Dr. Carrera.

• Disminuir las cantidades que ingerimos a diario o incluso practicar ayunos entre celebraciones.

• Aumentar la ingesta de agua e infusiones. El agua ayuda al hígado a depurar las toxinas acumuladas por el exceso de alcohol y de alimentos ricos en grasas y azúcares y eliminarlas a través de los riñones y la orina. También evita la retención de líquidos y hace que aumente la sensación de saciedad, por lo que ayuda a tener menos sensación de hambre.

• Practicar al menos 3 horas de ejercicio cardiovascular a la semana. “De hecho, es una época excelente para aumentar la práctica de ejercicio ya que se dispone de mayor tiempo libre y puede convertirse en una excelente forma de reunión con familia o amigos que no sea en torno a una mesa” aconseja el especialista.

Si quereis saber acerca de tratamientos Detox no dudéis en contactarnos.