HERNIAS DISCALES Y MEDICINA HIPERBÁRICA

Generalmente, se piensa que la degeneración discal es una de las principales causas de dolor lumbar. En los últimos años, se ha realizado un esfuerzo en explicar el proceso de degeneración del disco intervertebral. Posiblemente como parte del envejecimiento, o deterioro, los cambios en el disco incluyen: pérdida de capilares, y cantidad en el aporte de oxígeno que llega a los discos, y, que también están relacionados con una importante disminución del aporte de nutrientes, jugando un papel clave en la degeneración del disco intervertebral. Aunque parece claro que, existe un débil componente genético, o en ocasiones traumático, para ver claramente los síntomas y dolores de la degeneración del disco lumbar; es probable que, sea debido a  traumatismos repetidos de pequeña intensidad que progresan con el tiempo, una de las causas.

El disco intervertebral no posee un aporte sanguíneo, por lo que cuando se lesiona no puede repararse a sí mismo, como lo hacen otros tejidos del organismo. Entonces, una pequeña lesión en el disco desencadena una cascada de procesos a través de los cuales el disco se agota. La degeneración discal es muy común y frecuentemente asintomática. Se considera que el 30% de las personas entre 30 y 50 años tienen algún tipo de degeneración discal, aunque nunca tengan dolor o un diagnóstico médico establecido. Es más, cuando un paciente a partir de los 60 años acude a una revisión, presenta siempre pequeños niveles de deterioro.

El efecto del OXÍGENO HIPERBÁRICO en la formación de capilares nuevos, y oxigenación de tejidos está claramente demostrado. Parece claro que, dado que el OXÍGENO HIPERBÁRICO aporta sangre -por la creación de vasos nuevos- y aporta Oxígeno tan necesario para todos los procesos metabólicos en el microambiente del disco intervertebral, sería lógico pensar en la validez de su aplicación.

Para concluir podemos decir que, el OXÍGENO HIPERBÁRICO es una modalidad de tratamiento indolora, efectiva y muy útil para la degeneración discal. En la que podemos contar con otro gran aliado que es el OZONO, en concentraciones, y con aplicación correcta, consiguen resultados sorprendentes.

Servicio Médico

Médico Hiperbárico