La primavera también agudiza la alergia a los ácaros del polvo doméstico afectando a pacientes con asma y rinitis alérgica

En primavera se intensifican algunas de las alergias respiratorias más comunes. Aunque el caso más conocido es el de la alergia al polen, también es la “temporada alta” para quienes sufren rinitis o asma por alergia a los ácaros del polvo doméstico. A diferencia de las alergias al polen, que son estacionales, los ácaros del polvo están presentes todo el año y es muy difícil evitarlos. Sin embargo, durante los meses de primavera y también de otoño, quienes padecen esta patología ven cómo sus síntomas aumentan, dado que estas son las estaciones en las que la temperatura y la humedad resultan más favorables al desarrollo de los ácaros. Por este motivo, y ante la próxima celebración del Día Mundial del Asma (7 de mayo), ALK-Abelló ha decidido lanzar la campaña Paciente A+A+A (Asma Alérgica por Ácaros) para concienciar sobre la necesidad de diagnosticar y tratar este tipo de alergia respiratoria.

La alergia a los ácaros está entre las más frecuentes de las alergias respiratorias. Se estima que hasta el 50% de los pacientes que padecen asma y rinitis alérgicas son sensibles a los ácaros del polvo doméstico. Este porcentaje se eleva de forma considerable en las Comunidades Autónomas con salida al mar. De acuerdo con los últimos datos de Alergológica 2015 (el estudio epidemiológico de referencia sobre las enfermedades alérgicas en España) Andalucía, Baleares, Canarias, Cataluña, Galicia y País Vasco están entre las CC AA más castigadas por el asma producida por alergia a ácaros. En Baleares, hasta un 88% de los pacientes asmáticos por alergia respiratoria son sensibles a los ácaros del polvo doméstico. La cifra es de un 85% en Canarias y, en Galicia, alcanza un 74%. En Cataluña, la Comunidad Valenciana y el País Vasco el porcentaje es superior al 55%.

Si se tiene en cuenta que la alergia respiratoria afecta a una cuarta parte de la población en los países desarrollados, y que es una de las causas más frecuentes de consulta médica, hablamos de   una enfermedad muy relevante. De hecho, los ácaros son el segundo alérgeno individual respiratorio más frecuente, después de los pólenes.

Los síntomas que provoca la alergia respiratoria producida por los ácaros del polvo doméstico afectan de forma significativa a la calidad de vida de los pacientes y provocan costes importantes derivados del tratamiento sintomático. Así lo pone de manifiesto el estudio EPIDmite2, presentado en el último Congreso Nacional de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica. 

El documento, que evalúa la asistencia recibida por cerca de 300 pacientes de 14 a 55 años en 35 hospitales españoles, indica que, en los últimos 12 meses, el 20,7% de los pacientes alérgicos a ácaros del polvo doméstico con asma y el 3,4% de los que no presentaban asma tuvieron que ser atendidos, al menos, en una ocasión, en urgencias. El estudio, además, detalla que el 60% de los pacientes alérgicos a ácaros del polvo doméstico presentaban rinitis, sobre todo persistente y de moderada a severa. Asimismo, el 40% presentaba de forma conjunta rinitis y asma. En ambos grupos, más del 60% de los pacientes presentaba conjuntivitis. 

En el marco de la Campaña Paciente A+A+A, ALK-Abelló  informa que las personas que reconozcan estos síntomas deben acudir a su especialista para realizar una prueba diagnóstica. 

Para la campaña, ALK-Abelló  cuenta con una página web en la que se pueden descargar imágenes y vídeos y encontrar más información sobre los ácaros del polvo doméstico “carroñeros diminutos que viven en los hogares de todo el mundo”, así como los síntomas que permiten sospechar de la enfermedad y cómo afecta a la calidad de vida de los pacientes.