PSORIÁSIS Y OXÍGENO

Las enfermedades de la piel son manifestación de otras que ocurren en nuestro organismo, en cualquier tejido y a cualquier nivel celular, LA PIEL ES UN ÓRGANO EN SÍ MISMO, y refleja problemas de nuestro ORGANISMO INTERNO. Nuestro mayor órgano, la Piel, sufre diariamente agresiones a los que los humanos nos vamos adoptando. Pasamos de estar en zonas con una alta humedad, y carencia de sales potencialmente imprescindibles, a lugares donde todo se seca… Entre las enfermedades que atacan a nuestra Piel destaca la PSORIASIS. Los síntomas que presenta son enrojecimiento de la piel, formación de escamas, dolor como si tuviésemos cristales microscópicos clavados en nuestros codos, articulaciones, pies…

Hablamos de una enfermedad autoinmune , en la que es nuestro propio organismo el que nos agrede. En la que experimentamos mejoras o empeoramientos que afectan a nuestra Piel.

Si padeces PSORIASIS, es posible que tengas otra serie de complicaciones de salud, como pueden ser:

  • Artritis PSORIÁSICA, que cauda dolor e hinchazón en las articulaciones.
  • Problemas CARDIOVASCULARES, que afectan al corazón, los grandes vasos, y a todo el sistema circulatorio en su conjunto.
  • Obesidad.
  • Presión arterial alta.
  • DIABETES.

El OXÍGENO HIPERBÁRICO posee un elevado efecto sobre la cronificación de la inflamación, sea cual sea su origen, y apoya la respuesta de nuestro sistema inmunitario. Estas dos propiedades: Antiinflamatoria e Insumosupresora, y que no tienen efectos indeseados, hacen de este tratamiento POTENCIALMENTE ÚTIL ante todas las manifestaciones de la PSORIASIS.

Al conseguirse una mejora en la oxigenación, todas las funciones, las aparentemente menos importantes para la supervivencia, y, que están relegadas a un segundo plano, cómo son las lesiones en piel, dolores articulares, problemas cardíacos o renales, pueden obtener una mejor y mayor oxigenación, dando así, la oportunidad a nuestro organismo de sanarse por sí mismo.

La PSORIASIS es una enfermedad que produce complejos psicológicos por su implicación en nuestro aspecto físico: los pacientes pueden permanecer durante mucho tiempo avergonzados de su aspecto. Incomprensible, porque todos somos iguales y distintos, ahí radica nuestra maravillosa diferencia.

Los tratamientos tópicos, consiguen una mejoría parcial y temporal, pero aumentan la expectativa en la calidad de vida. Otra de las alternativas es realizar tratamientos con medicamentos supresores de nuestra respuesta inmunitaria. En el caso de los inmunosupresores son más eficaces pero, enfrentándonos a efectos secundarios en su uso continuado.

El OXÍGENO HIPERBÁRICO ha mostrado una capacidad inigualable de mejorar los CUADROS PSORIÁSICOS, sin efectos indeseables. Potencia los efectos de los fármacos, lo que permite que nuestro organismo pueda mejorar de forma más rápida y efectiva.

Servicio Médico.