TORMENTAS HORMONALES Y AZÚCAR

Las hormonas sexuales tienen un equilibrio perfecto dentro de nuestro organismo. Este aserto es real siempre que nuestros sistemas funcionen en equilibrio.

En el desarrollo del ser humano, las hormonas forman parte de ese caldo de vida en el que se mezclan las femeninas o estrógenos, y las masculinas o andrógenos.

El estrógeno es dominante en la mujer,  ayuda a iniciar el desarrollo sexual, y es la que regula el ciclo menstrual.  Hablamos de hormonas, y de equilibrio. Cuando se rompen estos principios y existe una alta presencia de estrógenos,  se desarrolla la conocida como Dominancia Estrogénica. Esta alta producción de estrógenos lleva a síntomas entre los que destacan:

  • Sensación de hinchazón. Una gran parte de la población femenina tienen problemas digestivos, y desarrollan vientres abultados.
  • Aumento de la sensibilidad y dolor en los pechos.
  • Disminución de deseo sexual.
  • Disregulación en los ciclos menstruales.
  • Dolores de cabeza.
  • Cambios de humor
  • Desarrollo de quistes mamarios, dolencia conocida como Mastopatía Fibroquística.
  • Aumento de peso.
  • Pérdida de cabello.
  • Frío en píes y manos.
  • Sensación de cansancio y falta de energía.
  • Pérdidas de memoria cercana.
  • Insomnio.

Por otra parte, en los hombres los altos niveles de estrógenos generan una clara sintomatología. Entre los más destacados:

  • Infertilidad. Cuando se presentan altos niveles de estrógenos, estos ocasionan una importante disminución de espermatozoides en el semen.
  • Ginecomastia. Los estrógenos tienen, entre otras misiones, estimular el crecimiento y desarrollo de los pechos. La presencia de altos niveles de estrógenos en el hombre provocan desarrollos indeseados de las mamas.
  • Disfunción eréctil o Impotencia. El equilibrio entre las dos hormonas es necesario para un crecimiento y desarrollo sexual sano. Las funciones se ven alteradas ante el desequilibrio de ambas. La aparición de altos niveles de estrógenos dificulta el mantenimiento de la erección

En nuestra circulación existe una proteína conocida como SHBG (proteína transportadora de hormona sexual). Cuando los estrógenos y la testosterona se encuentran unidos a ella, no se causa ningún problema en nuestro organismo. La aberración se produce cuando las hormonas circulan libremente, y pueden acceder directamente a las células, sin necesidad de la proteína que regula su entrada.

Y, os cuento todo esto para hablar específicamente del efecto nocivo que provocan los azúcares (que no hablaremos sólo de azúcar),  en las hormonas sexuales. Está comprobado científicamente que su consumo aumenta la cantidad de estrógenos en sangre, tanto en hombres como en mujeres.  Un cóctel que provoca TORMENTAS HORMONALES en ambos sexos.

Una conclusión clara: la NECESIDAD de azúcar para nuestro organismo es CERO. Y, de los radicales OL, azúcar-alcohol el consumo debe ser CERO.

Servicio Médico.