Un inadecuado cierre de pared abdominal puede condicionar hasta un 15% de hernias incisionales

El cierre de la pared abdominal llevado a cabo en diferentes intervenciones quirúrgicas es un importante reto donde el tipo de sutura manual empleada y su correcto uso y manejo se vuelven factores claves a la hora de conseguir unos resultados óptimos. Es más, realizar un cierre adecuado en estos casos juega un papel crucial en la evolución a corto y largo plazo de los enfermos.

“Tal y como decía el doctor Nyhus en su ‘Tratado sobre la hernia’, el cierre de la pared abdominal es, muchas veces, el gran olvidado tras las cirugías. Realizarlo de manera no adecuada puede condicionar hasta un 15% de hernias incisionales lo que, irremediablemente, provoca que el enfermo tenga que pasar de nuevo por el quirófano, impidiéndole realizar una vida normal hasta que sea de nuevo reintervenido”, asegura el doctor David Pacheco, jefe del Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital Río Hortega de Valladolid.

Así se ha manifestado en el marco de la jornada “Innovación tecnológica en el cierre de la pared abdominal”, organizada por Ethicon, compañía de Johnson & Johnson Medical Devices Companies, y orientada a las especialidades de cirugía general, ginecología, urología y cirugía vascular del Hospital Río Hortega de Valladolid. En ella se abordaron las novedades más destacadas en este ámbito y la puesta en común de las nuevas técnicas de cierre de pared abdominal y los nuevos materiales de sutura.

En la actualidad, a pesar del auge de la cirugía mínimamente invasiva en diversas intervenciones quirúrgicas, todavía hay muchos casos en los que es necesario realizar una laparotomía –intervención con apertura de la pared abdominal-, lo que puede conllevar problemas derivados del cierre de la pared abdominal. De hecho, la incidencia media de la hernia incisional oscila entre el 2 y el 20 %, lo que produce reingresos, reintervenciones y otras complicaciones que afectan a la calidad de vida de los pacientes intervenidos.

Por ello, jornadas como estas tienen una importancia crucial en la formación continuada del profesional sanitario, ya que “el conocimiento teórico y práctico unido en un modelo experimental durante la misma jornada ayuda a comprender la filosofía, el resultado y la aplicabilidad de las innovaciones quirúrgicas, lo cual será beneficioso para los pacientes, que son el fin principal de toda formación médica”, indica el doctor David Pacheco.

La cirugía en general y el cierre de pared abdominal en particular conviven con numerosas innovaciones tecnológicas y técnicas que ayudan a realizar unas intervenciones cada vez más seguras para los pacientes y con mejores resultados. En este sentido, Ethicon, de Johnson & Johnson Medical Devices Companies, ha desarrollado tecnologías para el cierre de la herida quirúrgica y la prevención de las infecciones del sitio quirúrgico (ISQ), que permiten abordar esta práctica de una forma innovadora.

La importancia de las infecciones del sitio quirúrgico (ISQ) en el cierre de pared abdominal

Las infecciones del sitio quirúrgico (ISQ) representan el 28% de las infecciones nosocomiales en hospitales españolesy son el principal componente que impide la correcta cicatrización en las intervenciones que conllevan el cierre de pared abdominal, considerándose factor de riesgo independiente tanto para la dehiscencia de herida, como para la hernia incisional, y aumentando el riesgo de eventración hasta en un 40%.

Así, en los últimos años se ha tomado más conciencia del problema de la infección del sitio quirúrgico y su repercusión a nivel mundial, tanto en la morbilidad tras la cirugía como en la calidad de vida del paciente y en el coste añadido. “De hecho, está demostrado que la prevención de la infección de sitio quirúrgico es factible y que se podrían evitar, adoptando una serie de medidas, hasta un 60% de dichas infecciones”, explica el doctor Jesús Fernández Fueyo, de la Unidad de Coloproctología del Complejo Asistencial Universitario de León.

Para prevenir estas infecciones a través de la adopción de una serie de medidas, en España se ha puesto en marcha el proyecto “Infección Quirúrgica Zero”, promovido por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y auspiciado por varias sociedades científicas.

Además, las distintas medidas de prevención, también recomendadas por, entre otras, la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluyen acciones preoperatorias, perioperatorias y postoperatorias, en las cuales participa todo el equipo que presta atención al paciente.

“No sólo el cirujano sino todo el equipo quirúrgico, incluyendo anestesista y enfermería de quirófano y de planta de hospitalización, juegan un papel modulador de la infección del sitio quirúrgico. Así, el cirujano debe conocer y poner en práctica estas medidas para reducir la contaminación bacteriana  del sitio quirúrgico y así disminuir el riesgo de infección. Pero lo más importante es la concienciación sobre el problema de las ISQ  y la adhesión de los equipos quirúrgicos a los programas para prevenirlas”, concluye el doctor Jesús Fernández Fueyo.

En Corner estamos comprometidos con nuestros pacientes en el resultado positivo de la evolución de patologías del dolor por hernias discales, post cirugía e infecciones en heridas por mala cicatrización, las terapias de oxígeno 3.0, regeneran considerablemente los tejidos.

Más información aquí.